El investigador del de la división de biología molecular del IPICYT (Instituto Potosino de Investigación científica y tecnológica) Alejandro de Las Peñas Nava, detalló a propósito del pasado día  de muertos lo que sucede a nivel molecular cuando una persona lamentable deja de existir, al respecto dijo es un proceso y que no todas las células mueren al mismo tiempo.

“Las células que forman el sistema inmune(que es el mejor sistema de vigilancia y protección  para evitar infecciones por microorganismos) también deja de funcionar y esto les permite a los microorganismos que devoren sin ninguna restricción el material orgánico del cuerpo», indica el investigador.

Agrega que cuando las células del sistema inmune se mueren, los microorganismos están libres de moverse y comer de forma ilimitada “aparentemente el primer órgano que se comen es el hígado que está lleno de nutrientes. cuando morimos los microorganismos que viven en nuestro cuerpo se encargan de consumirnos rapidamente y así comienza la descomposición” expica.

Incluso los cadáveres que llegan a las funerarias se les aplica un tipo de embalsamiento para retrasar esa descomposición. Este es otro gran argumento para que la gente mejor done sus órganos y les sirvan a otras personas en lugar que se los coman los microorganismos.

“Nuestro cuerpo está cubierto de microorganismos, cualquier lugar de nuestro cuerpo que tenga contacto con el exterior tiene bacterias, hongos, virus, protozoarios y al conjunto de estos se le llama microbioma o microbiota” concluyó.

Compartir

Dejar respuesta