“si las condiciones del fenómeno del niño persisten o se prolongan hasta el verano, todavía se tiene una confiabilidad del sesenta por ciento que ocurran sequias, esto quiere decir que la temporada de lluvias será más corta, traduciendo esto en una sequía moderada a intensa, el resto del 2019”, apuntó el coordinador del Área de Climatología de la UASLP, doctor Carlos Contreras Servín.

 

Señaló que desde el mes de septiembre del 2018, comenzó a formase el fenómeno del niño, el cual consiste en un calentamiento anormal entre las costas de Australia y Perú transformando el clima a nivel mundial, por ello en nuestro país la corriente intertropical ubicada en latitudes más cercanas al Ecuador avanzó hacia el norte, provocando que los frentes fríos y las tormentas polares se sientan con mayor intensidad que otros años.

 

Estas condiciones prevalecerán por lo menos para los siguientes tres meses, ocasionando que enero y febrero, sean períodos donde los frentes fríos se sientan con un mayor fuerza, comparado con un año normal.

 

El especialista enfatizó que los frentes fríos propician un mayor número de heladas, por consiguiente, los cultivos de hortalizas son más sensibles y las regiones donde se cultivan como el Altiplano, son más propensas a pérdidas.

 

Ante esta situación invitó a la población mantenerse alerta ante los pronósticos de las estaciones meteorológicas, e invito a la población a abrigarse en el día y no confiarse a la aparición del sol.

  

Detalló que la temporada invernal contempla alrededor de 43 frentes fríos, de los cuales se han presenciado 25, y restarían cerca de veinte.

DEJA UNA RESPUESTA