CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la sentencia de cadena perpetua dictada ayer en Estados Unidos contra el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, el presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó la decisión y consideró que “una condena para estar en la cárcel de por vida, en una cárcel hostil, dura, inhumana, pues sí conmueve”.

“Lamento mucho que se den estos casos. Yo no quiero que nadie esté en la cárcel, que nadie este en un hospital, que nadie sufra. Yo soy un idealista, creo en el amor, la fraternidad, la felicidad. Soy humanista, no le deseo mal a nadie, no me gusta hacer leña del árbol caído, es, por cierto, un principio bíblico”, afirmó en su conferencia matutina.

El mandatario manifestó su esperanza de que estas sentencias ya no sucedan.

 

“Que todos los mexicanos tengamos posibilidad de ser felices sin incurrir en actos ilícitos, sin exponernos, sin vivir con los riesgos que se corren cuando se actúa al marguen de la ley. Es una vida también ingrata el tener una familia y no poderla ver, el andar a salto de mata. A lo mejor eso no es vida y cuando todas estas cosas que suceden, terminan en condenas como esta. Una condena para estar en la cárcel de por vida, en una cárcel hostil, dura, inhumana, pues sí conmueve”, aseguró.

De paso, afirmó que tiene también “en la cabeza presente a muchas víctimas. Es algo muy doloroso”. Consideró que cuando las personas se dedican a la ilegalidad, “no solo sufre el que opta por la delincuencia, sufren mucho sus familiares, madres, esposas, hermanos, hermanas. Es mucho sufrimiento, sobre todo para las madres”.

El gobierno de Estados Unidos negó la entrega de una visa humanitaria a la madre de Guzmán Loera, María Consuelo Loera Pérez, para poder ver a su hijo en prisión.  Y aunque no se refirió a ella, el presidente López Obrador, aseguró: “constantemente estoy comunicándome con madres que tienen hijos presos y es muy doloroso porque la madre siempre va a estar del lado de los hijos, aunque los hijos no se porten bien”.

DEJA UNA RESPUESTA