Pese a que recientemente le fue colocado el alumbrado Público, La Prolongación Hidalgo que también se conoce como Camino al Ojo de Agua, sigue representando grave peligro para peatones, ciclistas y motociclistas, quienes enfrentan riesgo de ser arrollados por automóviles o camiones pesados que circulan por la vía asfáltica.

Personas que realizan actividades diarias y niños que acuden a escuelas cercanas, circulan por veredas y muy cerca de la carretera, misma que no tiene ni banquetas, ni señalética y mucho menos zonas de seguridad.

La zona del Ojo de agua fue poblada hace muchos años y continúa creciendo como mancha urbana, pero la vía federal sigue siendo un tramo que requiere de actualización, sin embargo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes no le ha puesto atención desde hace mucho tiempo.

Habitantes del sector afirman que a diario se ponen en riesgo hasta de perder la vida, ya que caminan por veredas o se bajan a la carretera, enfrentando a vehículos que transitan a altas velocidades, en una vía que también es muy angosta.

DEJA UNA RESPUESTA