Hace mucho tiempo Real de Catorce fue una población acaudalada por su importante actividad minera a inicios del siglo XlX. Hoy en la actualidad es un Pueblo Mágico al norte de la entidad potosina, vecino de los hermanos municipios de Vanegas, Cedral, Villa de La Paz, Matehuala entre otros. Sobre su pasado dejó atrás todo el esplendor, auge y opulencia de sus ricas minas y esas historias le han dado una brisa de misterio que atrae a propios y extraños.

LOS NEGRITOS

Hace algunos años y si bien recordamos aquellas charlas con el extinto señor Diego Sánchez García, historiador y conocedor de Real de Catorce nos comentaba: “No se puede precisar desde que tiempo está habitada la región donde se encuentra Real de Catorce, pero según la historia en esta zona vivían indígenas a quienes los llamaban “Los Negritos”. Asimismo el distinguido historiador decía que el dato oficial que se conoce como el inicio del lugar fue de que en el año de 1639 el marqués de Cadereyta, virrey de la Nueva España, cedió a los indígenas terrenos donde se ubica el lugar para ejidos y fundo legal”.

INICIO Y ORIGEN

El comienzo de vida en Real de Catorce que en su pasado fuera conocido como Real de Álamos de la Purísima Concepción de Los Catorce marcó historia en 1744 a la entrada de Guachichiles y Chichimecas, al causar incendios en el poblado entre otros interesantes datos históricos que nos comentaba Sánchez García. Según otros escritores señalaban que Real de Catorce nació como un centro minero a partir de los años 1772 – 1774, en lo que poco más adelante da inicio la fiebre de los metales hasta llegar a ser un importante centro minero, como el principal productor de plata en el mundo y en el país.

NUMEROSAS MINAS

Algunas de esas minas existen ya ruinosas como Purísima, Valenciana, Guadalupito, Santa Ana, San Agustín, Padre Flores, Varones, San Miguel, Altacracia, Dolores Trompeta, Escondida, Cinco Señores, El Refugio, Mina de los Pobres, Descubridora, Señor de Matehuala, Milagros, etc. Más de 50 minas rodean a Real de Catorce todas con su respectivo nombre y por hoy olvidadas testigos mudos del ayer.

LAS BONANZAS

Una de las minas, la del Padre Flores según la historia contada dio una bonanza de mineral de plata muy significativa. La icónica mina de San Agustín con plata llamada “La Vaca” por su gran diversidad de colores. Otra de esas minas es la de Dolores con su bonanza de plata llamada “Los Alpes” como la del Padre Flores ya que según la ley fue de 900 kilos por tonelada, lo que significó 900 kilos exactos de plata pura.

LA ETAPA DORADA

De lo que señala parte de la historia es que en 1778 el emblemático y enigmático sitio minero de Real de Catorce, vivió una etapa dorada. En la antigua ciudad minera sin duda alguna fue la mejor aprovechada por los mineros, a los igual que en las entidades de Zacatecas y Guanajuato. Con el paso del tiempo y con el declive en la producción de metales, podría decirse que Real de Catorce dio inicio al éxodo. Y la otra el cierre de sus argentíferas minas quizá muy lejos de lo que hoy es Pueblo Mágico, solo con aquello en medio del silencio y minas testigos mudos del pasado.

 

DEJA UNA RESPUESTA