Real de Catorce.- En el siglo XVlll se descubrieron unas minas de plata que vinieron a acelerar el arribo de multitudes en busca de los metales. No en vano el mágico desierto y la sierra catorceña es todo un escenario decorado de arroyos, biznagas, yucas y diversidad de flora y fauna en el terruño.

Real de Catorce, un pequeño poblado al norte de la entidad potosina se convierte en un escenario único para el aventurado turismo, que recorre la ruta del peyote en el corazón del desierto en el bajío del municipio, subir cuestas con vistas panorámicas espectaculares y visitar el túnel única vía de acceso al sitio con una capilla de frontón al estilo neoclásica.

Nombrado “Pueblo Mágico” en el año 2001 por turismo federal, desde mucho antes el sitio ya desprendía aquel misticismo por arterias empedradas y ruinas repletas de historia, al albergar también tradiciones y leyendas arraigadas de su pasado histórico haciendo del poblado el encanto y la magia hechizante para el visitante.

Si bien es cierto el legendario lugar ya no recibe recursos del programa de Pueblos Mágicos, en lo que va de tiempo en la administración del gobierno de López Obrador. El sitio de por sí, ya era considerado “mágico” desde antes de que existiera el programa por sus características de “pueblo minero” que le vino a dar el encanto fantasmal que desde décadas anteriores ha atraído a turistas.

La ciudad del mineral en la que coinciden mexicanos, extranjeros y miembros de la etnia huichol todos en conjunto efímeramente al interactuar en el mágico lugar. El turismo religioso y el turismo de aventura ávidos de conocer lugares diferentes llenos de historias, leyendas, magia, paisajes y misticismo en Real de Catorce como en otros pueblos del México moderno de hoy, con sus características y atractivos hechizantes haciendo con ello “lugares emblemáticos”.

Podría decirse en definitiva, que el pequeño sitio lleno de encanto aun que está perdiendo su estética arquitectónica por otro tipo de materiales de construcción sin que exista autoridad que lo regule, no deja de ser “mágico” por antiguos muros y piedras ancestrales de su pasado histórico, cuando parecía que iba a languidecer por la crisis de la minería y resurgir de sus cenizas.

DEJA UNA RESPUESTA