CIUDAD DE MÉXICO

Los lineamientos generales para el expendio y distribución de alimentos y bebidas preparados y procesados en las escuelas del Sistema Educativo Nacional, han quedado en letra muerta, ya que por un lado las escuelas desconocen su contenido y por otro, las autoridades no lo hacen cumplir.

Estudios del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) revelaron que los alumnos de educación básica consumen hasta 50 por ciento de las calorías diarias en el tiempo que pasan en la escuela y al salir de ella antes de llegar a su casa.

En 2010 se establecieron los primeros lineamientos para alimentos y bebidas en las escuelas y en 2014 se reformaron para incluir sanciones conforme a lo que establece la Ley General de Educación, pero ni así se toman en serio, desatacó Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor.

Los datos de la plataforma “Mi Escuela Saludable” muestran la violación a estos lineamientos, porque las escuelas siguen propiciando un ambiente obesogénico, según reportes de los propios padres de familia.

En el ciclo escolar 2018-2019 que está por terminar, se han recibido mil 879 reportes provenientes de cuatro mil 137 escuelas públicas y privadas, de todos los estados de la República Mexicana

DEJA UNA RESPUESTA