CIUDAD DEL VATICANO.

Por disposición del Vaticano todos los miembros de la Iglesia católica están obligados a denunciar cualquier abuso sexual.

Así lo estableció el papa Francisco en un documento que firmó ayer para evitar el encubrimiento de los casos.

Se trata del texto Vos estis lux mundi (Ustedes son la luz del mundo), que entrará en vigor el próximo 1 de junio.

También exige a todas las diócesis del mundo la creación de un sistema accesible a cualquiera que quiera realizar una denuncia antes de junio de 2020.

El documento establece que por primera vez se da total protección y asistencia a los denunciantes y a las víctimas.

Los delitos de abuso sexual ofenden a Nuestro Señor, causan daños físicos, psicológicos y espirituales a las víctimas, y perjudican a la comunidad de los fieles. Para que estos casos, en todas sus formas, no ocurran más, se necesita una continua y profunda conversión de los corazones”, detalló el documento compuesto de 19 artículos.

Según el precepto sexto, son sujetos de este código los cardenales, patriarcas, obispos y legados del Romano Pontífice.

Se garantiza la protección de los denunciantes y de las víctimas, quienes no podrán ser objeto de “prejuicios, represalias o discriminación”, así como nadie puede imponerles la obligación de silencio.

 

DEJA UNA RESPUESTA