CARACAS.

La crisis política y económica en Venezuela tiene otras víctimas: los niños.

El éxodo de ciudadanos que están abandonando su país para escapar de la crisis dejará hasta 1.1 millones de menores necesitados de protección y acceso a servicios básicos durante 2019 en los países de la región, alertó el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef).

Actualmente, unos 500 mil niños necesitan ayuda, por lo que para el final de este año la cifra se habrá duplicado.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), más de 3 millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años, y las previsiones son que para finales de este año la cifra alcance los 5 millones.

 

 

La agencia denunció que los niños y sus familias se enfrentan a dificultades al regularizar su estatus migratorio.

Esto expone a los niños a un mayor riesgo de sufrir discriminación, violencia, separación familiar, xenofobia, explotación y abuso.

Incluso cuando no están acompañados ni llevan documentación oficial, deberían ser dirigidos inmediatamente a personal especializado, que pueda evaluar sus necesidades de protección”, aseguró el organismo internacional.

DEJA UNA RESPUESTA