Los vaporizadores constituyen científicamente una alternativa probada para combatir el tabaquismo, por lo que es oportuno que los sistemas de salud garanticen su acceso para todas aquellas personas que desean dejar de fumar tabaco, actividad que en México provoca cada día la muerte de 164 personas en promedio, reveló el Centro de Medios de la Ciencia del Reino Unido (SMC por sus siglas en inglés).

En este sentido, de acuerdo con los resultados de un estudio que realizaron autoridades de Gran Bretaña, en donde se analizaron los posibles riesgos toxicológicos de la nicotina electrónica y sistemas de administración, se identificó que la gran mayoría de los usuarios de vaporizadores son ex fumadores de tabaco.

Por ello, en el Reino Unido se han incorporado a los vaporizadores en la estrategia pública para revertir el consumo de cigarros convencionales, con miras a lograr una sociedad libre de tabaquismo para el año 2030.

En contraparte, en México se emitió un decreto presidencial en febrero de este año para prohibir la importación y exportación de cigarros electrónicos, bajo el argumento de que constituyen un alto factor de riesgo para la salud de quienes los utilizan.

Ante dicha disposición, diferentes organizaciones en México alertaron que el decreto detonaría un mercado negro de vaporizadores y sustancias que podrían resultar, efectivamente, perjudiciales a la salud de quien los utilice, como ocurrió en Estados Unidos. De ahí la insistencia en derogar el decreto y aplicar en el país una regulación específica para dichos dispositivos.

Y lo que anterior, porque el estudio realizado por el Comité de Toxicidad en los Alimentos, Productos de Consumo y el Medio Ambiente de Gran Bretaña, demostró que los cigarros electrónicos son 95 por ciento menos dañinos que el tabaco, razón por lo que el gobierno de Reino Unido utiliza a los vaporizadores para combatir el tabaquismo.

Al respecto, el profesor Jacob George, profesor de Medicina Cardiovascular y Terapéutica de la Universidad de Dundee dijo que el reporte del Comité evidencia correctamente que, como riesgo comparativo, vapear es menos dañino que fumar cigarros de tabaco.

Por su parte, el doctor Nicholas Hopkinson, especialista de medicina respiratoria en el Imperial College de Londres, también destacó las ventajas que representan los cigarros electrónicos como instrumento para abandonar el consumo de tabaco.

Compartir

Dejar respuesta