Según la revista digital Vía México, los ricos minerales del subsuelo de la Reserva Wirikuta, junto con las diversas condiciones climáticas de la zona, han dado como resultado a la lophophora williamsii mejor conocida como peyote.

Recordaron que, desde tiempos inmemoriales, el peyote mexicano se ha convertido en un elemento esencial de la cultura huichol. Durante el mes de mayo, las comunidades de la región occidente realizan una peregrinación hasta el cerro del Quemado.

Reconocieron que, debido a su importancia, el peyote mexicano es recolectado por el chamán, no obstante, para conservarlo se realiza un delicado corte al ras de la tierra para no comprometer la raíz. Una vez obtenida la planta, esta se puede reinsertar en otro suelo para asegurar su permanencia. 

Lo preocupante es el poco conocimiento en cuanto a su estructura, la extracción ilegal y su uso meramente recreativo ha ocasionado que el peyote se encuentre en vías de extinción.

Expusieron que las autoridades estatales han señalado que, la planta ha sido extraída de forma masiva por grupos de personas que solo buscan una experiencia alucinógena. Hace algunos días mediante una rueda de prensa las autoridades tradicionales wixárikas manifestaron que se oponen a despenalizar el hikuri-peyote, esto ante un intento que pretende reclasificar los términos legales y transformar aspectos de consumo, investigación y supuesta conservación del peyote, tanto en México, Estados Unidos, Canadá o cualquier parte del mundo.

Compartir

Dejar respuesta