CHARCAS S.L.P.- Hoy se cumple seis años de la tragedia minera en la que cinco Charquenses perdieron la vida al reventarse el cable de la caleza del tiro leones, motivo por lo que en este día se resalta la importancia de continuar mejorando las condiciones de trabajo en las que operan los empleados en las minas que operan en Charcas.

La seguridad es una de las cuestiones que continuamente se resaltan por quienes conforman a las empresas mineras que operan en el municipio, ya que ambas han registrado pérdidas humanas de manera frecuente, hecho que afecta a la ciudadanía en general. Durante los últimos meses las pérdidas humanas no se han registrado, pero los accidentes al interior de la mina se mantienen presentes.

Es ahí donde el maximizar la seguridad y las medidas de protección y seguridad continúan siendo lo más primordial para los mineros y sus familias. La triste historia de familias incompletas busca evitarse, donde las familias Charquenses pierden un hijos, un padre, un esposo, un hermano.  

Las mejores condiciones de trabajo son uno de los puntos que se resaltan, ya que se espera que la regularización de las empresas se desarrolle por las instituciones adecuadas, más aun teniendo en cuenta que accidentes y pérdidas de empleados han continuado registrándose, ya que las familias siguen registrando pérdidas.

Cabe mencionar que este tipo de situaciones toman mayor importancia en el municipio, debido a que la minería es la principal fuente de empleo que se tiene en el municipio, por lo que a un año de este terrible hecho, en donde cinco personas perdieron la vida, la importancia de continuar vigilando que las condiciones de trabajo y seguridad sean los mejores para los empleados se menciona.

Hoy, a 6 años de la tragedia los nombres de las personas que perecieron en el desarrollo de su labor, Teódulo Rivera López de 53 años de edad, de categoría calecero, Blas Guzmán Gatica de 47 años de edad de categoría quebradorista, Benito Arriaga Gatica de 56 años de edad de la categoría de mantenimiento, Isidro Rodríguez Ramírez de 45 años de edad en la misma categoría y Juan García Puente de 55 años de edad, también del área de mantenimiento, toman mayor fuerza para evitar tragedias y no olvidar que la seguridad es primordial no solo para el minero, sino para su familia.   .

Compartir

Dejar respuesta