Ciudad Juárez.- Aún con fuego en sus espaldas, los obreros de la maquiladora Termocontroles descendían lo más pronto posible del transporte de personal incendiado por delincuentes la madrugada de ayer, informó El Diario.mx.

“Mi esposo me dijo que fueron segundos, y que como pudieron se bajaron. Dijo que se veía cómo corrían las señoras con la lumbre en la espalda”, relató Ángela Avelar, de 53 años, quien ayer esperó afuera del hospital 35 del IMSS a su esposo Pedro Moreno, de 53, una de las víctimas del ataque.

Este hecho fue uno de los múltiples eventos delictivos ocurridos la noche del martes y madrugada del miércoles, que dejaron como saldo el asesinato de ocho personas, el incendio de 10 camiones y 5 vehículos particulares y lesiones por quemaduras a 14 obreros de maquiladora, todo con la intención de generar caos previo a un cateo en el Cereso estatal de esta ciudad, según las autoridades.

La jornada violenta replicó los ataques ocurridos el pasado 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa, cuando grupos armados desataron balaceras y quemaron vehículos en distintos puntos de la ciudad en respuesta a la detención de Ovidio Guzmán, uno de los hijos del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Vea también: ‘Los Mexicles’ causan terror en Ciudad Juárez: 10 muertos

Avelar, entrevistada afuera del área de Urgencias, dijo ayer que pudo hablar con su esposo, quien, aunque estable, permanece con el rostro y brazo izquierdo cubiertos con gasas tras las quemaduras que le provocaron los hombres que detuvieron el camión a las 00:55 horas del miércoles entre las avenidas Tecnológico y Granjero.

“Dice que se les atravesó un taxi y una camioneta. Se bajaron varios y le dijeron al chofer que abriera la puerta. El chofer no quería pero lo amenazaron y tuvo que abrir, y al hacerlo se subieron varios”, relató.

Continuó: “Les dijeron que sacaran el celular y la cartera y que la pusieran en el sillón, en el asiento. Les dijeron que se los iba a cargar, que el que se salió la libró y el que no ya se chingó. En eso les empezaron a rociar gasolina y al momento en que comenzaron a salir (los obreros) le prendieron lumbre al camión”.

Avelar fue una de las personas que acudieron ayer al hospital 35, a donde –además de su esposo– llegaron con lesiones por el fuego siete operadores más. Al hospital 66 del IMSS fueron dirigidos otros seis.

De los 14 lesionados, 10 ya fueron dados de alta – seis del IMSS 35, y cuatro del 66–, de acuerdo con informes proporcionados.

“Mi esposo es de Durango y lleva 30 años aquí, se vino para trabajar. Lleva 15 años en esa planta y nunca le había pasado algo como esto. Si mucho se quedaba media hora el camión cuando no jalaba, pero nunca una cosa así tan fea. En los 15 años nunca le había pasado nada. La enfermera de la maquila fue la que nos informó y nos ha dicho que ella de todas maneras está al tanto de ver cómo está. Tiene quemaduras en la cara y en el brazo izquierdo, tiene todo tapado con gasas”, dijo la mujer.

Al igual que Avelar, al área de Urgencias del hospital 35 del IMSS arribó Martha López, de 50 años, quien recibió la noticia la mañana de ayer de que su hermana María del Carmen López, de 41 años, quien trabaja en la referida empresa, fue trasladada en la madrugada con quemaduras.

“Apenas nos avisaron en la mañana que les habían prendido el camión pero no sabemos ni cómo está porque no nos han dicho nada. Nos avisó mi sobrino, es el hijo de mi hermana. Me dijeron que hubo muchos policías buscando a los que habían hecho eso. No sabemos nada”, dijo López en el sitio, donde la tristeza y la incertidumbre imperaban tras una de las jornadas más violentas de las últimas semanas.

Compartir

Dejar respuesta