Una mujer terminó con gusanos viviendo en sus ojos debido a que se topó con un enjambre de moscas mientras trotaba en una carrera.

La mujer de 68 años comenzó a sentir irritación en su ojo derecho el pasado marzo de 2018, un mes después de correr un sendero en el Valle de Carmel de California.

Ella trató de enjuagar su ojo con agua y sacó dos gusanos, que medían alrededor de media pulgada de largo (1.3 cm).

El día después de que la mujer se quitó los dos gusanos del ojo, fue a ver a un médico especialista, que descubrió un tercer gusano.

El doctor Richard Bradbury, se quedó con el tercer gusano, lo conservó y lo envió a los CDC, la autoridad de salud de los Estados Unidos, para su análisis.

Se descubrió que era una especie llamada Thelazia gulosa, que se encuentra en Asia, Europa, América del Norte y Australia.

Los médicos no saben con certeza cómo la mujer fue infectada por la criatura, pero sus larvas normalmente viven en los ojos de animales como perros, vacas y caballos.

Los síntomas de infección pueden incluir hinchazón, dolor al mirar la luz, ojos excesivamente llorosos o conjuntivitis.

La mujer reveló que pasó tiempo al aire libre corriendo y recordaba claramente una carrera en particular en Carmel Valley en febrero de 2018.

Al doblar una esquina de un sendero, se topó con un enjambre de moscas y «se las quitó de la cara y se las escupió de la boca».

Su médico le dijo que siguiera enjuagándose el ojo con agua destilada para eliminar más gusanos y le dio un medicamento tópico para prevenir la infección.

Cuando regresó a Nebraska, todavía sentía que algo le molestaba en los ojos, pero, a pesar de varios intentos, los médicos no pudieron encontrar más gusanos.

La mujer finalmente sacó un cuarto y último gusano de su ojo en su casa, reveló el informe en la revista Clinical Infectious Diseases.

Los autores dijeron que los humanos pueden ser ‘anfitriones adecuados’ para la reproducción de T. gulosa porque vieron huevos que se desarrollaban en el ojo de la mujer.

Compartir

Dejar respuesta