China.- Manos Unidas advierte que las redes sociales son uno de los principales canales por los que niñas y mujeres son atrapadas en redes de trata y prostitución, una situación agravada por los contextos de pobreza generados por la pandemia.

Con motivo del Día Mundial contra la Trata de Personas, que se celebra el próximo jueves, Manos Unidas denuncia también el «tráfico de novias» hacia China, mujeres víctimas de trata que son vendidas para matrimonios forzados, un mercado emergente en el sudeste asiático.

El contexto en el que se encuentran las mujeres en esas regiones no es fácil: la discriminación y la violencia contra la mujer se extiende por países como Laos, Myanmar y Tailandia, donde mujeres y niñas son las responsables de obtener los ingresos familiares, pues en numerosas ocasiones los hombres caen en el consumo de alcohol y drogas ilícitas. Además, el acceso a la educación y la salud es muy limitado, así como la disponibilidad de agua, electricidad e infraestructuras básicas.

«La pobreza obliga a muchas mujeres a emigrar para trabajar en el servicio doméstico, en restaurantes y, sobre todo, en la prostitución», explica Patricia Garrido de Manos Unidas. Es el caso de muchas minorías étnicas, en las que las niñas son obligadas a tener relaciones sexuales desde muy jóvenes y, debido a la política de hijo único que China ha tenido por décadas, existe un déficit de mujeres respecto a hombres que aumenta la presión de China sobre países fronterizos, lo que supone que cada vez más chicas sean vendidas a China para matrimonios forzados.

Además, la pandemia que ha azotado a todo el planeta este año no ha hecho más que empeorar la situación de las víctimas de trata ya que los prostíbulos han cerrado a causa del confinamiento y muchas chicas han quedado encerradas allí, pero sin ingresos ni nada que comer.

La trata de personas continúa siendo una de las peores formas de esclavitud moderna. Desde 2003 se conocen 225.000 casos de trata en el mundo y, desde 2015, la cifra de casos no ha dejado de incrementarse anualmente, coincidiendo también con el aumento de los datos del hambre y la pobreza.

Nacer en un hogar pobre y en una familia monoparental, pertenecer a una minoría étnica o a una familia desestructurada son algunos de los factores que favorecen que se produzcan situaciones de trata, señala la ONG.

Compartir

Dejar respuesta