Las fugas de gas en cilindros domiciliarios, han rebasado a los cuerpos de protección civil y no ha surgido ningún programa preventivo para evitar una tragedia, pese a que se estima la existencia de miles de cilindros que ya cumplieron su vida útil, pero no son retirados de circulación.

 

El H cuerpo de Bomberos es la instancia que cubre esta deficiencia preventiva, pues de acuerdo con sus reportes, atiende fugas de gas diariamente y se calcula que cada mes, se registran más de 20 percances, pero no en todos se recoge el cilindro dañado.

 

De acuerdo con expresiones recogidas de familias que han sufrido fugas de gas, los cuerpos de auxilio solo recomiendan cambiar el tanque, aunque también en muchas ocasiones los recogen para llevarlos a las empresas gaseras.

 

Sin embargo, las empresas de este tipo operan sin la más mínima restricción por autoridades de protección civil, lo más grave, dicen los afectados, es que ninguna de las gaseras quiere cambiar el tanque, más bien le piden a la gente que compre otro.

 

En tiendas distribuidoras de cilindros de gas, el tanque de 30 kilos cuesta cerca de 2 mil pesos, suma prácticamente es inalcanzable para un jefe de familia que gana menos de mil pesos por semana, así que no se vislumbra la solución a esta problemática, hasta que, por desgracia, surja una tragedia lamentable.

 

DEJA UNA RESPUESTA