Ciudad de México .- El periodista Jaime Maussan ha investigado desde 2017 los extraños esqueletos que fueron hallados en Cuzco, Perú, y que llamaron la atención de los investigadores porque se trata de una especie con características humanas, pero ciertas excepciones como tres dedos enormes y la forma del cráneo alargada.

Maussan asegura que no se trata de seres humanos, afirmación que comprobaron a través de un análisis del ADN de estas figuras, por lo que se analiza su vinculación con extraterrestres. Es la primera vez que el investigador se encuentra frente a evidencia física de estos seres.

“Hay un caso de un ser muy pequeño, el ser de Metepec, que pudimos analizar pero no se pudo sacar el ADN, solo de su piel y otras características y realmente era un ser diferente a todo lo que conocemos pero ya teniendo la prueba así como las tenemos de las momias del Nazca podemos afirmar que se trata de seres que no han existido aquí”, dijo Maussan en entrevista.

El programa especial, llamado Momias de Nazca, se estrena el 31 de mayo y presentará el resultado de la investigación científica en la que el mexicano se involucró desde hace tres años. Uno de los descubrimientos actuales es que estas momias poseen unos pequeños huevos con embriones.

“A través de tomografías y el análisis del cuerpo pudimos encontrar detalles como el hallazgo de huevos en el interior de uno de los cuerpos, determinamos que estos huevos tienen embriones y no hay nada que se parezca a ellos en la tierra, me parece que son evidencias que demuestran que estamos ante uno de los casos más importantes de la historia, un caso que podría cambiar la historia del pasado”, afirmó.

Aunque en Perú la comunidad habló de estos restos como falsificaciones construidas con partes humanas reales y algunos exámenes de ADN determinaron que las momias eran efectivamente humanas, otras muestras no pudieron determinarlo y algunos expertos y científicos aseguran que las características anatómicas de la calavera, su estructura interna y las suturas occipitales, parietales y frontales presentes serían muy difíciles de falsificar.

Incluso se ha relacionado la intervención alienígena de estas figuras con el surgimiento de las líneas de Nazca, pues la antigüedad de ambas coinciden. Las momias de Nazca tienen mil 700 años de antigüedad.

“Se ha determinado que los cuerpos son reales, no son armados, que existieron, caminaron, vivieron, todos esos elementos se han ido descubriendo a partir de lo que encontramos en 2017 y se ha avanzado mucho en la investigación”, aseguró el periodista.

Compartir

Dejar respuesta