¡Tuvieron que llamar a la policía porque no le dejó sacar todas sus cosas!

Lucila Mariscal, de 77 años, vive tremendo drama, ya que su nieto Andrei Hernández, de 25, a quien le ha dado todo su amor y cumplido sus caprichos, la corrió de su casa al sur de la CDMX, donde hasta tuvieron que llamar a la policía porque no le dejó sacar todas sus cosas.

Al respecto, platicamos con una vecina de la familia y nos contó que el nieto de la actriz le salió toda una fichita , que desde pequeño la ha manipulado, le ha sacado todo lo que ha podido y la ha maltratado mucho psicológicamente, por lo que ella vive con miedo debido a que él está metido en cosas satánicas y fuma mariguana

-¿Por qué la señora Lucila se cambió de casa?

“Porque su nieto Andrei es muy grosero con ella, y mira que él era su nieto preferido, pero creo que ése fue su gran error, darle todo. Afortunadamente doña Luci ya abrió los ojos  y no quiere saber nada de él”.
¿Qué le hizo?

“Él la corrió de su casa hace unos días; le gritó: ‘Más te vale que te largues’, y hasta le quería pegar. Le dijo que era una ‘Lencha’ y que así iba a terminar, que era corriente, que se fuera a vivir a un departamentito de interés social porque era lo que se merecía. Es un malagradecido, porque gracias a ese personaje de ‘Lencha’, él ha comido todos estos años, le pagó escuela  y todo lo que ha querido”.

-¿Cómo reaccionó doña Lucila?

“Pues imagínate, estaba muy triste, con su carita llena de lágrimas. Todavía antes de irse se  atravesó a comer algo en una fondita que está ahí enfrente de la casa y estaba desconsolada no quiere ni puede volver a verlo, por eso se  fue a otra casa para estar lejos de este tipo,  y aunque le preguntamos a dónde se iba a ir, no nos quiso decir exactamente porque ya le tiene terror a Andrei, y con toda la razón”.

Compartir

Dejar respuesta