CIUDAD DE MÉXICO

En febrero pasado el hijo de José Alberto Ramírez arribó a su casa, en la Ciudad de México, en su motocicleta KTM 390 Duke 2019. Se detuvo en la calle, apagó su vehículo, quitó las llaves y se dirigió a su zaguán para abrirlo y guardar su moto; sin embargo, mientras hacía eso, en cuestión de segundos unos sujetos se acercaron a la KTM, la montaron, la hicieron arrancar y huyeron del lugar. Hasta la fecha, Alberto Ramírez se muestra sorprendido por la habilidad de los delincuentes.

Este es sólo uno de los de mil 951 robos de motocicletas que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) ha registrado en el país en lo que va del año, no obstante, entre 2015 y 2018 se incrementó 124.7 por ciento.

Las cifras oficiales indican que el número de unidades robadas, registradas en averiguaciones previas o carpetas de investigación en Agencias del Ministerio Público y reportadas por las Procuradurías estatales, en 2015 se registraron 16 mil 20 motos hurtadas; en 2016, 22 mil 249; en 2017, 31 mil 952, y el año pasado fueron 36 mil 4.

Alberto Ramírez, abogado y expolicía motorizado, expresó a Excélsior Digital su molestia por el aumento de los robos de automóviles y motocicletas, lo que ha provocado que él, a quien le han robado autos y motos, tenga desconfianza al salir a circular e incluso piense en adquirir de manera legal un arma de fuego para defensa propia.

“Son situaciones en las que dice uno: ‘¿Qué pasa en esta ciudad?’ En mi camioneta ya debo andar con los vidrios cerrados, en cada esquina espejear; cuando alguien se acerca ya no sé si me van a asaltar.

“Soy honesto, incluso estoy tratando de conseguir un arma conforme a la ley. Ese tipo de situaciones tienen a uno en alerta, pues ya no se puede salir con tranquilidad a la calle”, dijo el también integrantes de varios clubes de motociclistas, mismos en los que constantemente se entera de que otras personas han sido asaltadas.

Pero él no es el único indignado, ya que otros bikers consultados por esta casa editorial se manifestaron contra esta situación que consideran como “grave”.

Compartir

Dejar respuesta