CIUDAD DE MÉXICO.

El hallazgo de más de 60 restos de mamuts en las obras del Aeropuerto de Santa Lucía, son un hito en la historia de los descubrimientos de este tipo en México y el continente americano, en un proceso que apenas comienza, tomando en cuenta que la construcción de la nueva terminal aérea lleva un avance de menos del 20 por ciento, consideró el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La expectativa es que en los próximos meses, conforme transcurran los trabajos, habrá más revelaciones, que permitirán interpretar desde el punto de vista cultural toda esta región del norponiente de la cuenca de México y rescatar una mayor cantidad de vestigios, que de no construirse este megaproyecto, se hubieran quedado enterrados ahí para siempre.

En entrevista con Excélsior, Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de Antropología del INAH destacó que con las excavaciones se está sacando a la luz una historia cronológica que cubre entre 15 mil y 20 mil años, en los que se fueron congregando los restos de estos grandes animales herbívoros, que en algunos casos fueron localizados en el terreno donde estará ubicada la torre de control y en otros, en las pistas de aterrizaje.

“Por lo pronto para México es un hito, definitivamente, para América yo creo que también, tendríamos que revisar algunos otros contextos quizá en Asia, hacia la parte más norteña, en Rusia tal vez, porque yo recuerdo que también hay depósitos muy grandes de fauna pleistocénica”, indicó.

El doctor en Antropología Simbólica explicó que los restos de los mamuts,  – que al concluir la obra calcula podrían ser más de 100 -, son llevados al laboratorio instalado dentro de Santa Lucía, para estabilizarlos, porque al perder humedad, los huesos tienden a «craquelarse», para posteriormente hacer estudios de paliodieta, patologías, sexo y talla, con el fin de que en un futuro se puedan exponer, de ser posible dentro del propio Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

“Hemos planteado desde que inició este proyecto, que la Hacienda de Santa Lucía, una construcción jesuita del siglo XVI, que está en perfectas condiciones, porque la Secretaría de la Defensa Nacional la ha cuidado espléndidamente, bien podría convertirse, en un área de exposición de todos estos vestigios”, adelantó.

El coordinador nacional de Antropología del INAH comentó además que en las obras se hallaron entre cinco y seis ejemplares de camélidos, bisontes y caballos, así como aves y peces.

«No es el camello que conocemos, pero sí camélidos, digamos como lo son la llama, el guanaco, la vicuña, ya extintos, también caballo y bisonte, en mucho menor número que los mamuts y además aves y peces, que convivieron con estas especies tan grandes», destacó.

Compartir

Dejar respuesta