CIUDAD DE MÉXICO.

El gobierno necesita un año más para afianzar los cambios que ayudarán a mejorar la vida de los mexicanos.

Al celebrar su primer aniversario en la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador dijo que en diciembre de 2020 deberá evaluarse de nuevo la situación del país.

En el Zócalo y ante 250 mil personas, según la Policía capitalina, explicó que las reformas impulsadas por su gobierno son una nueva Constitución y las bases de su proyecto de nación, reflejo de las demandas del pueblo.

Cambios como la entrega directa de apoyos y el nuevo enfoque en la lucha anticrimen harán posible que, de darse una transición, no pueda echarse atrás lo logrado.

“Será prácticamente imposible regresar a la época de oprobio que significó el periodo neoliberal. Cuando cumplamos dos años de gobierno los conservadores ya no podrán revertir los cambios o tendrían que esforzarse muchísimo y pasar mucha vergüenza para retroceder a los tiempos aciagos de la corrupción”, sentenció.

Tras hacer un recuento de sus logros en el gobierno, reconoció a la inseguridad como su principal reto, pero garantizó serenar al país.

Agradeció a Trump la ayuda ofrecida para investigar la masacre contra las familias LeBarón y Langford, pero recalcó que no aceptará ningún tipo de intervención.

Destacó la decisión de asilar a Evo Morales. “Y desde México para el mundo, sostenemos: democracia sí, militarismo no”, indicó al calificar como golpe de Estado la situación del boliviano.

Su otro gran pendiente es el crecimiento, aunque insistió en que hay mejor distribución de la riqueza.

“Será imposible volver    al oprobio neoliberal”

Compartir

Dejar respuesta