SUCHIATE, Chis.

Elementos de la Guardia Nacional desmantelaron la caravana de al menos dos mil migrantes que la mañana de ayer ingresó a México por la zona de la Tomatera, antes de llegar al Puente Fiscal Suchiate 2. El grupo caminó diez kilómetros y, a la altura de la comunidad Zaragoza, se efectuó el operativo para frenarlo, muchos migrantes huyeron a los potreros, pero la gran mayoría fue asegurada.

La acción de los uniformados provocó que los migrantes huyeran al monte, sin embargo, los encapsularon, lo que permitió que la gran mayoría fuera asegurada y trasladada a la estación migratoria siglo XXI. Antes, la representante de la zona sur del Instituto Nacional de Migración (INM), Paola López Rodas, los conminó a enlistarse, con el fin de revisar caso por caso y otorgarles la documentación necesaria.

Dicha situación fue rechazada por los migrantes, quienes advirtieron que no pondrían resistencia y que sería el gobierno mexicano quien los reprimiera. Alegaron que, como migrantes, tienen derecho de continuar su caminar por México, porque sólo van de paso, además de no tener el interés de quedarse en México.

Ante la advertencia de la Guardia Nacional, los migrantes comenzaron a formar una barrera de seguridad de hombres, aduciendo que resguardarían a las mujeres y a los niños, que, sin embargo, fue frágil; los uniformados, portando sus escudos y toletes, iniciaron la revuelta y replegaron a varios metros fuera de la carretera a los integrantes de la caravana.

Los elementos de la Guardia Nacional rociaron gas pimienta a los migrantes que se resistieron.

Desde la mañana de ayer, cuando cruzaron el río Suchiate, los migrantes caminaron por la carretera Panamericana y sólo realizaron dos descansos.

Durante el segundo receso fue cuando una representante de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y el abogado Luis García Villagrán propusieron a los integrantes de la caravana acogerse al estatus de refugiados.

Mientras esperaban una respuesta de las autoridades, arribó al lugar la Guardia Nacional, cuyos elementos, desde la mañana, estuvieron alertas al paso de los migrantes. Antes de salir de Guatemala, los viajeros partieron del albergue y, después de caminar tres kilómetros, cruzaron el río Suchiate para adentrarse en México.

El INM informó que, en apego a la Ley de Migración y respetando los derechos humanos, fueron rescatadas 800 personas migrantes de origen centroamericano en el municipio de Frontera Hidalgo, luego de que ingresaran de manera irregular por la frontera de Chiapas.

Compartir

Dejar respuesta