Luis Felipe Soarez de 46 años, se inscribió a la Facultad de Derecho, únicamente para acompañar a su hijo.

El amor de un padre no puede compararse con nada y este hombre ha demostrado que cuando se trata de su hijo, hará todo lo posible para que, a pesar de su condición, tenga una vida feliz y llena de logros.

Es así como Luis Felipe Soarez de 46 años, de la ciudad de Vitoria en Brasil, decidió inscribirse a la Universidad nuevamente para acompañar a su hijo Lucas, quien a los doce años fue diagnosticado con el Síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista.

La historia inició en 2016 cuando Lucas Soares concluyó sus estudios de preparatoria y al ser cuestionado sobre su futuro, él inmediatamente que quería ser abogado, igual que su madre, Viviane Weberling.

Pero unos padres que han visto cómo su hijo ha tenido dificultades para socializar y que se ha enfrentado a bullying, discriminación y más a lo largo de su vida, el temor de un paso tan grande como la universidad no tardó en aparecer.

Y es que a pesar de que sus padres estaban seguros de que él podría sobrellevar cualquier obstáculo, Lucas no se sentía lo suficientemente cómodo para ir solo en este camino.

Parecía que solo habían dos opciones, o enfrentarse a ese temor o no estudiar. Pero la decisión de su papá cambió su destino. El señor Luis Felipe decidió estudiar derecho con su hijo, así él no estaría solo en la escuela.

Al inicio ese no era el plan, solo acompañaría a su hijo durante las primeras clases pero Luis Felipe fue tan buen recibido por alumnos y maestros que estando ahí, aprovechó para también estudiar, siendo compañero de su propio hijo y haciendo trabajos de equipo juntos. Cuatro años después y padre e hijo han cumplido satisfactoriamente sus estudios. Recientemente ambos se graduaron de la carrera de derecho en el Colegio de Abogados de Brasil.  Ahora, sin planearlo, su casa está llena de abogados.

Compartir

Dejar respuesta