Poncho de Nigris, quien recientemente participó en el primer programa del reality Quién es la máscara y no corrió con tanta suerte, pues fue el primer desenmascarado, recordó su etapa junto a Irma Serrano La Tigresa durante una entrevista con el periodista Gustavo Adolfo Infante en el programa El minuto que cambió mi destino.

Aunque en otras ocasiones el cantante ha señalado que sí tuvo un romance con la también actriz, a quien conoció tras participar en Big Brother, en esta charla lo negó rotundamente, e incluso reveló por qué acabó en malos términos con Serrano.

“Fue estrategia de ella. Ella se clavó con el Pato (Zambrano), vio que funcionó muy bien con la prensa, entró el otro regiomontano, más galán, y dijo ‘De aquí soy’. Me buscó; salí de Big Brother y ella me buscó”, contó De Nigris.

Tras conocer el interés de Irma, Poncho habló con sus papás para contarles la propuesta de Irma. Luego, el entonces modelo decidió aprovechar la situación de forma mediática: “La primera vez que fui (a casa de Irma) me asusté, había mucha prensa. Estaba chavo, tenía una novia argentina. Pero me hubiera gustado despedirme bien de la señora todavía que está viva. Si me llega a ver, estoy en toda la disposición de darle un abrazo y decirle ‘Gracias y perdón’. Perdón porque estábamos chavos y nos pasábamos de lanza en el aspecto en que dábamos entrevistas y hablábamos… decía que yo era su novio, pero nunca fuimos novios, era una onda publicitaria”.

Una vez sí me quiso agarrar la mano, una vez se desnudó. Yo le dije que me gustaban los hombres. Nunca la besé, nunca le di un beso en la boca. No me gusta decir mentiras. Más que la respeté, yo la veía con una abuela porque era grande; imagínate haber tenido relaciones sexuales con ella, yo no lo iba a disfrutar, no estaba enamorado”, agregó.

El también conductor no olvidó mencionar a Patricio El Pato Zambrano, pareja de la Tigresa. “Él sí (anduvo con ella), estaba más grande. A lo mejor, si me hubiera agarrado a mí a los 40, pues sí valía queso, pero me agarró a los veintitantos, yo pensaba en otras cosas”.

Luego, ante la pregunta de por qué acabó mal su etapa con La Tigresa, Poncho señaló que “por comentarios como estos, que estoy contando la historia, la verdad. A lo mejor ella entró en ese juego, porque la verdad es ésta: ella anduvo con presidentes y gente importante, y después se agarra a dos pendejos que hacen mucha publicidad, pero a ella le afecta porque la gente ya no le toma la seriedad, la importancia que se merecía como Irma Serrano. Yo creo que por eso se desapareció; su estrategia funcionó, pero la manipularon los medios y la prensa para que hiciera todo lo que hizo».

“Ahorita que lo escucha, a lo mejor le molesta o a lo mejor dice ‘Ay Ponchito’. Yo le mando un besote. Sí me gustaría organizar una reunión y llevarle a mis hijos, porque a lo mejor me muero yo primero, pero me quiero despedir de ella bien. Fue un lapso corto, bonito en mi vida. Aquí estamos, me siguen preguntando por ella, fue una estrategia publicitaria pero no estuvo mal. No le toqué un peso, Pato sí le bajó una casa en Acapulco en una buena lana”, concluyó.

Compartir

Dejar respuesta