Este jueves, Pepe Aguilar, su hija Ángela y el resto de su familia despidieron por todo lo alto a Flor Silvestre, matriarca de la dinastía Aguilar.Flor Silvestre y Pepe Aguilar© Instagram/pepeaguilar Flor Silvestre y Pepe Aguilar

Visiblemente afectados por la lamentable pérdida y acompañados de banda y mariachi, la familia de Doña Flor organizó una misa de cuerpo presente antes de llevarla a su última morada, en donde ahora descansa junto al amor de su vida, Don Antonio Aguilar.

Luego de la ceremonia, los presentes se trasladaron a pie escoltando el féretro de la intérprete hasta su última morada. Ángela Aguilar estaba devastada en el adiós a su abuela y gran musa en el ambiente artístico.

El rancho El Soyate se llenó de coronas y adornos florales para despedir a Doña Flor Silvestre , diva de la canción y del séptimo arte. Antes de darle el último adiós a la intérprete, tanto Pepe como Ángela Aguilar le dedicaron emotivas palabras de despedida a través de sus redes sociales.

La joven cantante compartió en su perfil de Instagram un poema dedicado a su abuela, versos que acompañó con una fotografía en la que aparece junto a Flor Silvestre en una de las veces que cantaron juntas.

“Era ella, mi bella Flor. Que me inspiraba a ser cada día mejor. Siempre bella, hasta cuando dijo adiós. Una mujer digna del cielo, por eso Dios se la llevó”, escribió Ángela.

“Te amo tanto que no te supe decir cuánto. Gracias por tanto, gracias por todo, gracias siempre”, concluyó la joven.

Pepe Aguilar también compartió una imagen de su madre en blanco y negro. Junto a ésta colocó un corazón negro en señal de luto. Además, en sus historias de Instagram compartió un video con imágenes y música de Flor Silvestre.

Guillermina Jiménez Chabolla , nombre real de la artista mexicana, falleció el pasado miércoles a los 90 años en el rancho El Soyate, ubicado en Zacatecas. De acuerdo con la familia, el deceso ocurrió por causas naturales y sus restos permanecerán al lado de quien fue su última pareja, Antonio Aguilar.

Compartir

Dejar respuesta