REAL DE CATORCE.- Sobre el encantador y pintoresco pueblo minero los turistas pueden decir mucho, como lo agradable del clima por lo entrañable, místico, hechizante y viejo. Todo esto y mucho más es capaz de provocar la antigua ciudad minera alejada de todo y rodeada de historia.

Para muchos visitantes que acuden al sitio de atractivo turístico pareciera que el tiempo no puede llegar, y las experiencias se vuelven en vivencias y su historia en temas de interés. El posar para la fotografía del recuerdo en monumentos históricos, paisajes, naturaleza y ruinas que rodean al lugar lo hace único e inolvidable.

Es así como todo aquel que viene al Pueblo Mágico termina por admirar el interior del túnel Ogarrio y a la salida de ese pasadizo, pareciera que el tiempo de detiene al observar los visitantes la panorámica de un pequeño poblado, rodeado de cerros y antiguas construcciones de roca viva.

En una tierra de memorias y viejos monumentos se encuentra la Casa de Moneda, hoy en la actualidad Centro Cultural del lugar para disfrutar de espectáculos, talleres y exposiciones para toda la familia inaugurado en el año 2007 en el espectacular antiguo edificio en el centro de Real de Catorce.

Desde hace algunos meses la arteria principal de Lanzagorta se está rescatando de su empedrado, al mejorar la vía peatonal donde transitan miles y miles de turistas que arriban a la ciudad del mineral durante todo el año que a su paso encuentran restaurantes, cafés y puestos de artesanías y dulcería, al convertirse la vía empedrada en el corazón neurálgico que le da vida al lugar.

Toda mirada que arrebata algún monumento histórico de la ciudad minera es algo “mágico” para el aventurado turismo. Toda imaginación en decenas de viejas minas y ruinas abandonadas, forman parte de un ambiente fantasmagórico haciendo inevitable ser parte de una gran nostalgia por el pasado histórico de un lugar detenido en el tiempo y testigo mudo del ayer.

Real de Catorce se ha convertido en un lugar místico según comentan turistas que describen al Cerro del Quemado, el punto donde se observa un paisaje increíble y grandioso de la montaña sagrada, donde acude el pueblo huichol donde reina la energía cósmica que muchos experimentan.

Infinidad de atractivos ofrece el Pueblo Mágico al turismo de aventura por su ambiente místico, leyendas e historia que sus pobladores resguardan. Un espacio y lugar que en su apogeo se dedicó a la actividad minera y hoy importante destino turístico como muchos pueblos del territorio mexicano llenos de historia, encanto y de magia hechizante para turistas nacionales y extranjeros.

 

DEJA UNA RESPUESTA