El peso mexicano continúa su camino de revalorización respecto al dólar estadounidense. Habiendo subido casi 3 puntos durante el primer mes del año, ahora la divisa norteamericana comienza a ser el centro del debate dentro de la gestión de AMLO. La espera de las políticas monetarias que propondrá Donald Trump y la relación del dólar regida por el Fed, afectan directamente al peso mexicano equilibrando su valor. Los tratados de comercio con Estados Unidos, el principal canal de comercio mexicano, se modificarán en los próximos días y también son un motivo por el cual se cree que el dólar puede comenzar a subir en lo que resta del primer semestre del año.

¿Cómo se regula el precio del dólar?

El dólar estadounidense es la divisa más importante para el ingreso de capital por parte de turismo y por los acuerdos comerciales internacionales, ya que es la unidad monetaria más utilizada en todo el planeta. El valor del mismo también se determina por las fluctuaciones del mercado, la inflación y las tasas que establece la Fed.

El precio del mismo también se verá reflejado por los acuerdos y tratados del mercado interno mexicano. Esta variable es la que también determina el valor real del peso mexicano, ya sea que se aprecie (es decir, que suba respecto al dólar) o se deprecie (lo inverso, que suba el dólar y el peso mexicano se devalúe).

La importancia del Fed y PeMex en la estabilización del dólar

Las decisiones tomadas por la Reserva Federal (el Fed) han repercutido en los últimos días fuertemente en la estabilización del dólar. Las medidas tomadas fueron duramente reprochadas por Donald Trump, sin embargo, mantienen al dólar a menos de 20 pesos mexicanos, lo que significa un terreno sin sobresaltos para el cambio oficial.

Por otra parte, una de las variables que entra en este juego es el petróleo. El apoyo del mercado petrolero para mantener estable el valor del petróleo también afecta directamente al precio del dólar. Los apoyos extraordinarios impulsados por la gestión de AMLO comienzan a mostrar sus resultados en los primeros meses del 2019, haciendo que también se abonen menos cargas fiscales a modo de mantener estos precios estables.

De esta manera, el peso mexicano comienza a tener un valor más significativo en el mercado, permitiendo así mantener su precio a raya y, a mediano plazo, estaremos divisando una inflación más estable.

Las políticas intervencionistas por parte del gobierno colaboran también al pago de menos impuestos en los productos internos que se exportan y, eventualmente, se venden en dólares. Permitiendo así una mayor entrada de la divisa estadounidense.

En los últimos días, el peso mexicano se colocó entre las divisas más confiables y estables de todo el mundo, como el dólar africano, denominado rand.

El dólar en la gestión AMLO

Uno de los objetivos impuestos por los cuales AMLO llegó al poder era poder estabilizar y bajar el valor del dólar en el mercado. Si bien lo está consiguiendo, es importante saber que la gestión del flamante presidente lleva tan sólo dos meses, es un gran desafío para su mandato poder conservar estas condiciones la mayor parte de su presidencia.

La gestión de López Obrador ya entró en su segundo mes y los cambios repentinos se hicieron sentir en la toma de decisiones en cuanto a economía. La promesa de congelar los salarios de los funcionarios y fuertes represalias como poner a la venta el fastuoso avión presidencial fueron las más destacadas del período. Su promesa de gobierno de austeridad se refleja en dichas medidas, por lo que todo continuará su curso bajo esa línea.

Sin embargo, sus detractores hablan de las falencias de constancia en estas medidas. Si bien el cuidado del medio ambiente es una prioridad para AMLO, la oposición no deja de destacar su idea de realizar fracking para la extracción de petróleo. Sin embargo, el presidente ya señaló públicamente que dicha información se trata de rumores y no se practicará fracking para la extracción de petróleo o gas.

DEJA UNA RESPUESTA