Ciudad de México.- Después de haber recibidola ratificación de cuatro años de suspensión por parte del Tribunal de Arbitraje Deportivo Arbitral, la marchista Guadalupe González no tiene entre sus planes retirarse, por lo tanto, su objetivo es terminar la sanción, la cual terminará el 16 de noviembre del 2022, y se enfocará en llegar a los Juegos Olímpicos de París 2024.

“Mi proyecto que ahora tengo es llegar a París, no dejar de entrenar, y aprender de todo esto, de lo que pasó, y voy a acatar lo que la Semar me diga”, dijo González, quien dio positivo por trembolona.

La mexiquense mencionó que fue un error confiar en los abogados que le impuso la Conade para defender en un principio su caso. En ese inició de la defensa que estuvo a cargo de Luis Fernando Jiménez y Víctor Espinoza, Lupita argumentó que pasó por un periodo de anemia que la orilló a atenderse en una clínica del IMSS, y que por ello debía comer carne, en lugar de su comida cotidiana, como pescado y pollo.

“Es algo complicado porque al final soy una persona que no hizo trampa, pero la realidad es que las personas que me recomendaron la Conade, siendo supuestamente las mejores, y yo confiar en ellos fue mi error. Ser inexperta en estos temas, y estoy aprendiendo a la mala, viviendo una experiencia muy difícil, y debo aceptar este castigo duro, son cuatro años y espero seguir adelante, y deseo estar en París, y tener la oportunidad de nueva cuenta representar a mi país”, mencionó González.

La deportista espera que se investigue a esos abogados que la perjudicaron luego de orientarla a mentir en su defensa ante la Comisión Integral de la World Athletics, antes IAAF.

“Se me hizo ver que era la única forma, estoy muy arrepentida, pero mi experiencia y también falta de coraje de defender mi verdad, es ahora por lo que estoy pagando ahorita. Inventar algo que era más creíble fue peor, al final nunca me pusieron una pistola en la cabeza para decirlo, pero al final creí en ellos, y si me arrepiento bastante, en primera por contratar esos abogados y después por defender mi verdad”.

Por su parte, el abogado de Lupita González, el colombiano Andrés Charria, mencionó que si hubiera tomado el caso desde el principio del dopaje la situación pudo ser diferente.

«Fue un honor estar con Lupita, desafortunadamente el fallo no salió como quisiéramos y fue doloroso. Estoy convencido que Lupita es inocente y por las circunstancias las cosas no se pudieron hacer muy bien. Si hubiéramos llegado desde la primera instancia todo pudo ser distinto», mencionó.

Por otra parte, González confirmó que Esteban Santos seguirá siendo su entrenador de cara a París 2024.

«Él continúa conmigo, forma parte de mi equipo y no entiendo porque no podría continuar en mi camino rumbo a París. Ahorita no tengo médico, y sigo trabajando con mi fisioterapeuta», señaló.

Guadalupe González tiene una demanda por los abogados Luis Fernando y Juan Pablo ya que exigen el pago de sus servicios que les quedó a deber la marchista.

Lupita también ha demandado a dichos abogados y a dos personas de Conade, sin embargo, no quiso decir nombres.

Para la contratación de esos abogados, Lupita estuvo en la Conade donde recibió junto con su entrenador Esteban Santos, la recomendación de los mismos.

Compartir

Dejar respuesta