El estadio Azteca es uno de los recintos más grandes en todo el mundo. Desde su construcción en la década de los años sesenta, ha acogido a las estrellas más importantes, tanto del deporte como de la cultura general.

Entre sus gradas se encuentra una peculiar estatua llamada Nachito, la cual, desde 2001, se convirtió en un símbolo para representar a cualquier aficionado que vive las emociones de cada acontecimiento del estadio. Sin embargo la historia de éste mítico personaje tiene un trágico final.

Una tarde del lejano 2001 la cadena Televisa Deportes convocó a los aficionados a un concurso, donde el ganador sería condecorado con una estatua de bronce puesta entre los asientos del Coloso de Santa Úrsula, para conmemorar los 35 años del estadio.

Entre todos los concursantes destacó Ignacio Villanueva, mejor conocido como Nachito, quien se presentó frente al jurado con una caja llena de boletos de todos los partidos del América en aproximadamente 10 años. De esta forma, el fiel aficionado azulcrema se impuso ante los demás concursantes y fue nombrado como ‘el aficionado más fiel’.

La tarde del 29 de mayo de 2001 Ignacio se mostraba feliz porque sería el estandarte de millones de asistentes del estadio. Además de ser la figura de la estatua, también recibió una platea exclusiva para asistir a cualquier evento llevado a cabo en el Azteca, sea deportivo o social-cultural.

Nachito cumplió el sueño de muchos: ser reconocido por su amor incondicional a la camiseta azulcrema y, además, tener el privilegio de asistir al estadio sin pagar un peso. Sin embargo, el final de Ignacio Villanueva fue completamente inesperado.

Después de cinco años ausente en México, ya que viajó a Estados Unidos a culminar sus estudios, Ignacio contactó a la administración del estadio para darle continuidad con su trato, empero ellos se negaron, diciendo que los directivos cambiaron y ya no recibiría ningún beneficio. 

Sobre esto, Ignacio ha contado en diversas ocasiones que no se le otorgó su platea; incluso él solo deseaba seguir teniendo boletos para ver a las Águilas, pero nunca recibió ninguna respuesta

Pese al mal desenlace de la historia de Nachito, su estatua continúa vigente en las gradas del estadio Azteca, siendo ahora el único testigo de todos los partidos del Guardianes 2020

Compartir

Dejar respuesta