(Primera de Tres Partes)

Matehuala. – Don Antonio Maldonado con 65 años inmerso en el basquetbol, primero como jugador. Después como colaborador de patronatos que organizaron los eventos más importantes como campeonatos estatales y nacionales que desaparecieron del auditorio municipal e incluso como presidente de la Liga de Basquetbol Municipal, cuenta su larga historia que vivió al lado de las grandes figuras del también llamado “príncipe de los deportes”.

Una rica historia de experiencias que vivió en carne propia que le permite señalar, opinión propia, a los que podrían integrar la quinteta de ensueño del Basquetbol local a partir de hace más o menos 65 años cuando se jugaba de forma muy diferente.

A consecuencia de conocer tanto el Basquetbol de Matehuala dice, “…me he adjudicado, quizá arbitrariamente, el señalar a quienes considero los mejores basquetbolistas de todos los tiempos. Durante muchos años, quizá 50 o más, siempre consideré únicamente a cuatro jugadores:  Salvador Chayo Vásquez, Manuel “Cacaro” Barbosa, al profesor Pascual Gallegos “El Champión” y a “Lagarto” Rueda y desde hace unos pocos años encontré a ese jugador que se suma a la mejor quinteta de todos los tiempos, Juan Manuel Hernández » El Chiva «, con él se forma esa quinteta de ensueño”.

De sus inicios como basquetbolista recuerda que a los 13 y 14 años era invitado para jugar con secundarias locales pese a no pertenecer a ellas pues, dice con modestia: “Yo no terminé ni la primaria”, por lo que en la entrevista se dedicó a reconocer a otros grandes deportistas.

¿Pero cómo inició el basquetbol en Matehuala? Es una pregunta que se harán jugadores y aficionados de nuevo cuño. Don Antonio nos da la respuesta: “En los años 40´s empezó a reinar el beisbol (deporte al que también se hizo aficionado recordando a grandes peloteros de aquellas épocas como el mismo “Manuelote” que jugaba la 1ª. base, Benjamín Alcocer, los Hermanos Martínez, Lupe y Martín, al Ciego Tomás,). Llegan a Matehuala algunos extranjeros, ingleses y norteamericanos que son los que trajeron consigo el basquetbol haciendo con sus recursos una cancha que se ubicó a un costado del Parque Guerrero que empezaron a sumar a matehualenses los cuales, al paso del tiempo, me contaba “Chayo” Vázquez, algunos de ellos se unieron para adquirir con muchos sacrificios un terreno, que era un corral de vacas, para adecuarlo como el primer escenario real del básquet”.

Empezaron a edificar la cancha de tierra, emparejándola, ocurriéndoseles echar unos años después una capa de asfalto, pero sin grava. “Ya se imaginará cómo se ponía durante el día no se podía jugar, haciéndolo entonces únicamente por la noche iluminándola con dos o tres tiritas de focos. Luego llegó su piso de cemento, lo bardearon y después de unos años de los 50´s (1955), ya estaba convertida en la histórica cancha Bocanegra con pequeñas tribunas que albergaban a cientos de aficionados”.

Por esta cancha empezaron a desfilar quintetas importantes de San Luis Potosí e incluso no faltó la presencia de los Glober Troters, quinteta de fama mundial, que provocaron grandes llenos de aficionados con deseos de ver basquetbol de altura. Ese contacto permanente con basquetbolistas del exterior provocó un ascenso rápido en el nivel de basquetbolistas locales encabezados por “El Chayote” y “El Cácaro”.

Compartir

Dejar respuesta