En la fatídica 7ª. entrada, la de más emociones y sufrimientos en un juego de beisbol, se decidió el campeonato entre las Florecitas de Sta. Isabel y La Laguna que terminó 7 carreras a 3 después de 9 entradas que dejaron satisfechos a los cientos de aficionados reunidos en el Estadio 20 de Noviembre incluidos abuelo, Crisóforo Díaz, Jesús Silva y el representante de Matehuala en el futbol profesional, Jordán Silva y familiares presentes en este duelo final.

¿Por qué resultó fatídico este séptimo episodio? La Laguna de Gregorio Tapia y “Zacatillo” Guerrero III, abriendo el inning perdiendo 4-3, después de que doblete de José Criollo había remolcado a Lemuel Landeta para quebrar empate a tres carreras, amenazó con darle la voltereta llenando las bases y uno de sus caballos, la primera base, Alan Rauda al bat. La cuenta llegó al límite y el lanzador Florecita, Jorge Arguijo, se fajó haciendo abanicar a todo swing a Alan. Y se cumple aquello de “las carreras que no hagas, te las harán”.

Llega el cierre de ese séptimo episodio y ahora son las Florecitas las que atacan ayudados por costoso error del 2ª. base. Anotan par de carreras para poner pizarra de 6-3. Espectacular chocolate a Gerardo Cantú con casa llena salva a Laguneros de mayor daño. En la apertura de la novela, Lemuel Landeta anota la séptima carrera para poner así el último clavo en el ataúd de los laguneros.

Cuadrangular de Julio Esparza de dos carreras y Carlos González anotando la tercera del primer inning, daban ventaja de 3-0 a los Laguneros que terminaron perdiendo cuando fracasaron en su intento de hacer más carreras en la fatídica séptima.

Las Florecitas llegaron bajo la dirección de Evaristo Mena “La Bestia” y apoyados en todo por su patrocinadora María Elena Capetillo que festejaron con todos sus muchachos este campeonato que ponía en el mapa beisbolero a su comunidad de Santa Isabel de Cadereyta, N. L. Terminaron invictos con 3 victorias en ronda eliminatoria y la de ayer que representó el título de campeón.

Compartir

Dejar respuesta