AMABLES AFICIONADOS, en esta ocasión recordaremos a uno de los grandes jugadores que ha dado el altiplano potosino y que desgraciadamente hace días se nos adelantó en el camino, nos referimos al recordado Aristeo Sauceda, quien llegó a la Liga Mexicana con Los Osos Negros de Toluca, (Anteriormente Alijadores de Tampico), fue en el año de 1980, donde Aristeo entro a la plantilla del equipo toluqueño en calidad de novato.

LOS OSOS NEGROS TUVIERON su primera y única aparición en la Liga Mexicana de Béisbol en el año de 1980, cuando llega a la ciudad la franquicia de los Alijadores de Tampico. ​ Su única temporada en el circuito no pudieron terminarla debido a que fue suspendida por la huelga de beisbolistas, los Osos ocupaban el quinto lugar de la División Oeste de la Zona Sur con marca de 39 ganados y 55 perdidos. El siguiente año el equipo desapareció debido a la reducción de 20 a 16 equipos.

DURANTE LA TEMPORADA 1980 de la Liga y durante un partido disputado el 6 de abril en la ciudad de Veracruz entre Rojos del Águila de Veracruz frente al Ángeles de Puebla se dieron brotes de violencia, cuando al mánager de los poblanos; Jorge Fitch y al resto del roster no les pareció una decisión del umpire, por lo que decidieron reclamar, al ‘calentarse’ los ánimos, se desató una campal entre jugadores de los dos equipos, la cual fue resuelta violentamente a petición del alto comisionado de la LMB el magnate Alejo Peralta, quién también era propietario de Tigres Capitalinos.

COMO RESPUESTA DE LOS JUGADORES INVOLUCRADOS junto con sus compañeros, convocaron a la formación de una sociedad gremial de jugadores tal como ya existía en las Grandes Ligas y en las Ligas del Caribe, inicialmente contaron con el apoyo de peloteros de estos países que ya contaban con sociedades similares. Fue así cuando surgiría la ANABE, presidida por figuras como Ramón «Abulón» Hernández, Arturo Rey, José Luis Naranjo, entre otros. Quienes procedieron a exigir mejores condiciones para el pelotero mexicano, en cuanto a transporte, hospedaje, viáticos y atención médica. ​

LA INICIAL RESPUESTA DE LA LIGA MEXICANA y su comisionado Peralta fue de ignominia y desconocimiento de la ANABE, la cual, como respuesta, decidió a ‘paralizar los estadios’, destacando una «Guerra Civil» entre Diablos Rojos del México y Tigres Capitalinos en el desaparecido Parque del Seguro Social. Donde beisbolistas encabezados por el mismo «Abulón» Hernández por Diablos y Naranjo por Tigres, entraron en vestidores cuando se desarrollaba la parte baja de la 3ra. entrada, quienes se negarían a jugar pese a las suplicas de los respectivos mánagers y dueños. Tras ese suceso, el comisionado Peralta emitió una orden de proscripción de la ANABE dentro de la liga, vetando a sus jugadores y miembros entre los que se encontraban umpires, personal de los estadios, mánagers y jugadores. Quienes decidieron fundar otra liga, que solo duraría un par de años. ​La resolución final de la LMB fue de reorganizar la competición, contando en ese momento con solo 6 equipos: Algodoneros de Unión Laguna, Azules de Coatzacoalcos, Broncos de Reynosa, Indios de Ciudad Juárez y Tigres de México.

Compartir

Dejar respuesta