Hace un año, la NFL movió el Monday Night Football entre los Kansas City Chiefs y Los Angeles Rams, de la Ciudad de México al Memorial Coliseum de Los Angeles debido al pobre estado de la cancha del Estadio Azteca. Pero luego de que recursos adicionales fueron puestos para mejorar las condiciones del Estadio Azteca, este año el juego de lunes por la noche entre Chiefs y Los Angeles Chargers se jugará el siguiente 18 de noviembre sin problemas de acuerdo a fuentes familiarizadas con la situación. Esto se debe, al menos en parte, a un esfuerzo concertado de la NFL para mejorar las condiciones del campo. La pasada primavera, el Estadio Azteca contrato a un consultor de campo recomendado por la NFL quien ha revisado el terreno. Instaló un nuevo sistema de drenaje de tuberías, base de grava de arena y sistema de riego. A mediados de junio hubo césped nuevo. No se planearon conciertos en el Estadio Azteca de agosto a noviembre, y el estadio no ha tenido juegos de futbol desde noviembre 2. El año pasado, juegos de futbol y conciertos, emparejados con una significante cantidad de lluvia, dejaron el campo hecho “un desastre”, de acuerdo a fuentes. Por su parte, las autoridades del complejo ubicado al sur de la capital mexicana, presumieron en la cuenta oficial del estadio los trabajos que se realizan en la cancha -pintura, colocar los postes etc- a poco más de una semana del esperado juego de NFL en México.

Compartir

Dejar respuesta