Las sorpresas desagradables siguen menudeando en el ambiente deportivo local. Tres personajes de futbol rindieron tributo a la madre tierra.

El ser árbitro de profesión, como lo fue Antonio Oliva durante más de 30 años en el futbol amateur de Matehuala, no le impidió rodearse de muchos y muy buenos amigos que lo apreciaron por su carisma, don de gentes, su paciencia, buscando a toda costa mantener los encuentros que dirigió bajo buen ánimo de los participantes sin entablar discusiones estériles.

Reconocido como uno de los mentores del arbitraje en Matehuala, Antonio supo ganarse la amistad y aprecio de quienes lo conocimos. Sabía convivir con cualquier grupo, sin hacer distinciones. La noticia de su enfermedad con la que luchó alrededor de 10 días internado en Hospital de Montemorelos, N. L., hizo que numerosos amigos estuvieran pendientes de su estado de salud.

Desgraciadamente la noche del pasado lunes terminó por rendir cuentas al Creador. De inmediato las redes sociales se sacudieron surgiendo numerosos amigos para recordar los buenos momentos que pasaron con Toño Oliva y solidarizarse con su familia en estos dolorosos momentos que solo la Muerte puede provocar.

Compartir

Dejar respuesta