Una mujer con cáncer terminal confesó una historia que ha impactado a quienes ya la han leído. Ella ha expresado que cuando se desempeñó como enfermera de maternidad en un hospital de Zambia, desarrolló el hábito de intercambiar recién nacidos solamente por diversión.

Muchos han calificado las declaraciones de la mujer como poco creíbles, pero ella ha dado detalles de lo que presuntamente hacía en el Hospital Universitario de Lusaka donde laboraba. La enfermera de nombre Elizabeth Bwalya Mwewa asegura que está a pocos meses de morir y que por eso requiere confesar lo que había hecho en un período de doce años, es decir entre los años de 1983 y 1995, para pedir el perdón.

Las confesiones de la enfermera con cáncer ha llamado tanto la atención, entre algunas personas insisten que es un engaño y que busca llamar la atención, pero otros exigen una investigación seria que permita verificar lo que ha denunciado.

Sin embargo, una investigación periodística señala que se buscó entre el personal que laboró en el hospital durante ese tiempo, y se confirmó que no existió persona que haya trabajado con el nombre de Elizabeth Bwalya Mwewa. Tampoco se encontró a una comadrona. Con esto se incrementa la incertidumbre de la veracidad de la historia de la enfermera de Zambia, que se dedicaba a intercambiar bebés.

Pero ahora surge la pregunta entre muchas personas y dicen: ¿por qué mentir sobre algo así?. La enfermera insiste que quiere dejar el mundo con la conciencia limpia y que los padres de los bebés logren conocer la verdad en cuanto a sus hijos. Entre sus confesiones, la enfermera dice: “Deseo confesar mis pecados ante Dios y ante todas las personas afectadas, especialmente las que dieron a luz en la UTH durante mi servicio”, declaró la mujer.

La mujer dice que su actuar obedece a que ya encontró a Dios y de nuevo nació, y que a poco tiempo de morir ha decidido ya no ocultar nada. Dentro de las confesiones de la enfermera, señala que durante los doce años de trabajo en el hospital de maternidad realizó el intercambio de cerca de cinco mil bebés.

Hasta el momento no se conocen más detalles de la investigación, pero el asunto ha sido un verdadero escándalo en Zambia.

DEJA UNA RESPUESTA