A pesar de ser escasos los puentes peatonales, al día de hoy son como elefantes blancos, para algunas personas ni siquiera existen o no los toman en cuenta, no porque no cumplan para lo que fueron hechos, en ocasiones la apatía o falta de fuerza provoca que queden en segundo plano.

Frecuentemente se ve como adultos de la tercera edad son quienes caminan por la lateral de esta carretera a Doctor Arroyo, brincando las banquetas y esperando por encima de las jardineras a que dejen de pasar vehículos para cruzar y llegar a su destino.

La mala infraestructura con la que fueron construidos hace notar lo deficientes que son, parecen más un campo de recreación para jóvenes amantes del vandalismo ya que lucen un tanto maltratados y rayados por todas partes, haciendo notar aún más la falta de cultura en nuestra oblación.

Se culpa a la actual administración por la supuesta falta de mantenimiento cuando en realidad resulta casi imposible rehabilitar estos lugares públicos para que al día siguiente se encuentren nuevamente maltratados.

Compartir

Dejar respuesta