La disminución en casos COVID-19 ha provocado que los pobladores comiencen a relajar las medidas impuestas por el Sector Salud, para evitar la propagación del mortal virus que ha dejado una huella de enfermedad y muerte en los habitantes de esta ciudad.

Es importante recordar que lo mismo ocurrió hace algunos meses, permitiéndose la apertura de espacios donde se conglomera la gente, en esta ocasión los pobladores a través de los diferentes medios señalaron que esto provoco que los casos de esta fatídica enfermedad aumentaran.

Cabe destacar que al inicio del mes la incidencia en la aparición de nuevos casos mostro una tendencia a la baja y se han mantenido con muy pocos infectados por día, no obstante, el semáforo aún permanece en color naranja lo que representa un riesgo muy simbólico para la población.

De igual manera se ha generado polémica ante el anuncio de posibles eventos masivos programados para los próximos días, lo que ha generado el descontento de muchos habitantes quienes señalan los riesgos que pudieran ocurrir principalmente en la propagación de este letal virus.

Compartir

Dejar respuesta