De manera innecesaria acaparan establecimientos de cerveza en busca de conseguir el máximo producto posible, no para consumo si no para reventa de este mismo a un precio elevado y fuera de lugar, aunque las cadenas comerciales ofrezcan esta bebida a un precio normal, a simple vista se puede ver como sólo unas cuantas calles del lugar se revende al doble y en ocasiones al triple de su precio.

El señor Clemente dueño de un establecimiento comenta: “No dan chanza la gente hambreada, dejan sin producto a uno, la cadena cervecera apenas está comenzando a retomar su ritmo de abastecimiento, pero con esta gente que se agarra comprar por montones no dan margen para nosotros los establecimientos adquiramos el producto y venderlo de forma normal.

El negocio es más evidente en comunidades, camionetas llegan de todas partes con cientos de cartones para los establecimientos, lamentablemente vía llamadas telefónicas se puede apreciar en los establecimientos que informan a sus sub clientes del supuesto precio en que les cuenta el producto “650 pesos te van costar por qué en eso lo están dando acá”, comentan cuando en realidad lo están adquiriendo en 250 pesos.

Compartir

Dejar respuesta