Como ya es costumbre migrante de distintas partes de la republica llegan a nuestra ciudad por razones distintas, buscando la oportunidad de ejercer una profesión para poder subsistir en la localidad, desde lavar carros asta pedir dinero en las paradas son actividades que hacen notar a muchos de ellos

Diego un joven de 26 años de edad es uno de los muchos migrantes que luchan día con día por conseguir el pan de cada día, ofreciendo un show de malabares en las paradas de semáforos, pidiendo a cambio un apoyo para poder seguir con su camino, “nos cometa” a veces la gente nos juzga por la culpa de otros que vienen y piden todo en la mano, en mi caso vengo desde muy lejos, pero no por eso pierdo la noción de trabajar y salir adelante, yo ofrezco un pequeño show de malabares con distintos objetos, esto me hace sentir que el peso que la gente me regala, real mente me lo merezco y no como quienes utilizan a s familia para generar lastima y no hacer nada, a final de cuentas todos tenemos manos y sabemos trabajar, todo es cuestión de ganas.

Jóvenes como Digo se logran ver en algunas paradas a las orillas de la ciudad, donde no desisten de ofrecer su cato, aunque el sol queme o el frio arrecie ellos prevalecen hasta completar la cuota que les ayudara a seguir su camino.

Compartir

Dejar respuesta