Los más de 6 meses de confinamiento que llevan la mayor parte de los alumnos, está provocando que estén experimentando tristeza, depresión, sensación desorganización, encierro, aburrimiento, frustración y ansiedad.

Especialistas señalan que los detonadores no sólo han sido el aislamiento social, sino que también está presente el cambio de rol, es decir, de ser estudiantes de tiempo completo, ahora comparten su rol como cuidadores de hermanos menores, familiares enfermos y participan en las actividades propias del hogar, y en algunos casos en el negocio familiar.

De igual manera algunos padres de familia han señalado que sus hijos han sido descuidados y en ocasiones les ha tocado el papel de cuidar a los hermanos menores y otros miembros de la familia, debido a que se han enfermado y para evitar generar más contagios se han dado a la tarea de aislarse.

En este sentido señalaron que sus hijos les reportaron dificultades para el trabajo en la modalidad virtual, entre las más sobresalientes está el no tener acceso a internet todo el tiempo.

Además de compartir la computadora con el resto de la familia, falta de dominio de las herramientas virtuales por parte del alumno y del profesor, entre otros que se han dado en los últimos meses.

Compartir

Dejar respuesta