La Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS), realiza un estricto control de aquellos establecimientos que fabrican, envasan, almacenan, expenden plaguicidas y aquellos que ofrecen servicios de fumigación.

El programa de verificación para éste tipo de establecimientos, se realiza de manera permanente durante todo el año y son sometidos a supervisión, todo aquel establecimiento que fabrica y comercializa plaguicidas, así como aquellos que realizan los servicios urbanos de fumigación y control de plagas urbanas.

Durante las visitas de verificación, se constata que los establecimientos que expenden el producto o los que ofertan servicios de fumigación, cumplan con la normatividad vigente aplicable, cuenten con Aviso de Funcionamiento o Licencia Sanitaria, que los responsables sanitarios estén capacitados para el control de las plagas urbanas y el adecuado manejo de plaguicidas, los plaguicidas que se apliquen deben ser de baja toxicidad y que correspondan a los usos domésticos, urbanos y de jardinería, quedando totalmente prohibido los plaguicidas de tipo agrícola o industrial.

COEPRIS, recomienda a la población que al contratar un servicio de fumigación urbano, el establecimiento sea fijo y cuente con Licencia Sanitaria, que haga entrega de un certificado de aplicación después del servicio de fumigación; al comprar plaguicidas éstos deben estar en envase original y etiqueta con el número de registro, leer las instrucciones de la etiqueta y utilizarlos según las indicaciones, no utilizar los embaces de plaguicidas para almacenar agua, basura o ropa y sobre todo, adquirir productos de la categoría toxicológica más baja que se identifican con una banda alusiva de color verde.

Compartir

Dejar respuesta