A pesar de las acciones emprendidas para evitar que caminos vecinales y lotes baldíos se conviertan en tiraderos de desechos, esto continúa presentándose en sectores que han sido utilizados durante años.

Escombros abandonados, bolsas de basura, muebles viejos entre otros desechos, son el resultado de la falta de voluntad de las personas por evitar tirar sus desechos en espacio prohibidos.

Martín Gonzáles dijo que el Camino Viejo a la Paz, siempre ha sido blanco para el arrojo de desechos y basura, sobre todo recordó que, es muy común que particulares arrojen escombros continuamente.

En este sentido dijo que los comportamientos son contrarios a la limpieza y recolección de residuos y escombros, por lo cual muchos espacios continúan siendo utilizados como basureros clandestinos.

La actual Administración tendrá que empezar a ordenar la casa en todos los niveles de la producción de residuos sólidos, empezando por la basura que se arroja a diario en la calle sin ninguna contemplación por los mismos habitantes.

Compartir

Dejar respuesta