La cifra de contagios hizo que algunas personas se tomaran más en serio el uso del cubre bocas el cual ya se ha vuelto parte esencial de nuestro día a día, en días pasados lo que más se veía eran personas que portaban dicho objeto en el cuello, cubriendo sólo la boca o en algunas ocasiones algunos lo traían en la frente.

Se le daba utilidad a este objeto de manera obligatoria ya que las empresas o sucursales no permitían la entrada al establecimiento si no se utilizaba, es por eso fuera de los establecimientos se utilizaba como de adorno.

Aun que esa situación poco a poco esta cambiando, el miedo a ser contagiados ya ha hecho que no se pase de largo usar este objeto, lo contraproducente es que la gran mayoría de este producto es de baja calidad o meramente de vista.

Se tuvo que tener una cantidad fuerte de contagiados para que se tomara enserio las normas sanitarias, ahora que muchas personas pueden ser portadoras del virus la mayoría de la población se protege cuando en realidad pueden ser alcanzados por otra vía infectada.

Compartir

Dejar respuesta