Más activo que nunca es como se ve los vendedores ambulantes en toda la zona del centro, ya no se concentran en un solo lugar como se les acostumbraba ver, ahora abarcan mucho más territorio buscando crecer la probabilidad de compra de su producto el cual se enfoca para todo público.

La dura crisis que vivieron les dio una nueva estrategia de trabajo, ahora no sólo se sientan y esperan que la clientela llegue, caminan por todas las calles deteniéndose e cada esquina por un rato, buscando los lugares con más gente ya que así aumentan las probabilidades de venta.

Aun que ellos no lo quieran la necesidad los expone inconscientemente a ser una víctima más de alguna persona que porte el virus y esta se los pegue, al convivir con cientos de personas todo el día los deja en una situación muy preocupante para su salud.

Otro punto que tienen en contra es que ahora son cada vez menos niños que caminan por el centro, al negarles la entrada en la mayoría de establecimientos por cuestiones sanitarias, la mayoría de los papas deciden no sacarlos, afectado a algunos vendedores ambulantes que su mercancía se enfoca en niños pequeños.

Compartir

Dejar respuesta