Son ya tres generaciones las que laboriosamente han fabricado las tradicionales charamuscas, al menos así lo aseguro Juan Antonio Chávez Nava, quien en entrevista exclusiva a este medio dijo que, son más de 60 años en que su familia se ha dedicado a la elaboración de este tradicional dulce.

Para Chávez Nava, más que un oficio, es un arte, el poder convertir el azúcar y sus ingredientes en sabrosos caramelos, recordó con nostalgia a su abuelo quien fue el primero en la familia en elaborar las famosas charamuscas, después su padre le dio continuidad a la tradición, y actualmente el hace honor de endulzar a los matehualenses.

Cabe destacar que,  nos guío paso a paso en elaboración, dijo que se comienza con los ingredientes los cuales son depositados en un cazo de cobre, azúcar, agua, ácido cítrico los cuales son hervidos a más de 155 grados.

Recordó que después se forma una pasta, la cual hay que estar revisando para verificar su consistencia, en este paso nos dijo que, anteriormente se hacía manualmente, se mojaban los dedos con agua para poder agarrar una burbuja producto de la ebullición de los ingredientes, sin embargo en la actualidad se coloca un termómetro para alcanzar los grados deseados.

Después de esto la mezcla se deposita en otro recipiente, se amasa, y se busca que adquiera cierta consistencia para poderla mezclar con los otros ingredientes y colores, además de moldearla manualmente en un gancho sostenido en la pared.

En el siguiente paso es agregarle los colores en pequeñas porciones de la masa elaborada, para colocarlas estratégicamente en lo que resta de la masa, es aquí cuando los colores le comienzan a dar esa forma características que las charamuscas tienen.

Desde caramelos, paletas hasta los icónicos bastones, que durante décadas han representado la tradición de las charamuscas en Matehuala, ya que asegura que las charamuscas solamente son una porción recta de la masa, a la cual se le retuerce, de ahí el tradicional nombre que, aún prevalece hasta nuestros días.

DEJA UNA RESPUESTA