Varios adultos mayores manifestaron que se requiere de mayor seguridad en los cajeros automáticos, esto debido a que muchas personas piden apoyo a desconocidos para retirar dinero y algunas veces llegan a ser víctimas de robo.

 

Uno de los adultos que retiraba dinero en un cajero, señaló que “muchas personas buscan aprovecharse de los ancianos que no conocen el manejo de estos aparatos y están a la espera de que les pidan “ayuda”

 

Según los adultos, la falta de práctica para manejar las máquinas, es el momento propicio para que amantes de lo ajeno, puedan robar su tarjeta de ahorros o de crédito, dejándolos sin ningún recurso.

 

Al preguntarles porque no interponían denuncia, los adultos mayores se mostraron desconfiados de las instituciones  y una mujer con aspecto rural dijo que “no sirve de nada reportar porque ya no se recupera el dinero que fue sustraído”.

 

“Las personas de la tercera edad no nacimos con los cajeros automáticos ni las nuevas tecnologías, hay muchos que no saben utilizarlos, piden ayuda y dan su número confidencial”, dijo otra señora.

 

Sobre este tema la Subdelegada del INAPAM Patricia Zavala exhortó a los adultos mayores en ir acompañados de un familiar y no dar sus claves de tarjetas a desconocidos.

 

DEJA UNA RESPUESTA